Manchas

Solicita más información

¿En qué consiste?

A medida que envejecemos nuestro rostro refleja los efectos de la acción del sol, del estrés y de los elementos ambientales de desgaste cotidiano. Existen diferentes tipos de manchas: los léntigos y el melasma son las más comunes. Cada tipo de mancha requiere un determinado tratamiento. Los peeling y la Luz Pulsada son herramientas más habituales.

¿Cómo funciona la luz pulsada?

La luz pulsada intensa (IPL) es una fuente lumínica de alta intensidad que abarca un rango más o menos estrecho de colores que producen un efecto diferente en la piel. De esta manera, la luz barre todas las irregularidades, estructuras indeseables o lesiones oscuras de la piel. Sin dañar la piel, la luz penetra en las capas profundas y es absorbida por la hemoglobina, en el caso de tratarse de lesiones vasculares, o por el pigmento de la mancha a tratar, y la piel comienza su proceso natural de curación. Se produce así una disminución del pigmento sin producir daños superficiales en la piel. Además estimula el colágeno, mejorando las arrugas finas y cerrando el poro.

¿Para quién?

Solicítenos más información y valoraremos si le vendría bien este tratamiento.

Beneficios

  • Elimina manchas (lentigos) faciales, en cuello y escote, y en manos
  • Borra rojeces (cuperosis) y vasos sanguíneos superficiales
  • Mejora sustancialmente la rosácea
  • Rejuvenecer la piel
  • Borrar las líneas faciales finas
  • Cierra los poros de la piel

Aplicación

20 minutos

Anestesia

No requiere

Resultados

Desde la primera sesión

Postratamiento

No deja secuelas. La persona se puede incorporar a su rutina inmediatamente después del tratamiento.

Precio orientativo

Desde 100 €