Acné

Solicita más información

¿En qué consiste?

El acné es una afección de la piel más frecuente en adolescentes aunque no exclusiva ya que muchos adultos la padecen en diferentes grados de intensidad. El origen está en una producción excesiva de sebo por las glándulas sebáceas (desajustes glandulares u hormonales). Esta grasa excedente tapona los poros junto con células muertas obstruyéndolos. Las bacterias que quedan atrapadas comienzan a reproducirse provocando la inflamación, enrojecimiento e infecciones en algunos casos. Los tratamientos para el acné pretenden eliminar los puntos negros y espinillas, pero además prevenir la aparición de secuelas en forma de cicatrices.

El tratamiento del acné combina distintas terapias:

  • Tratamiento domiciliario: el médico pautará cosmética y/o antibióticos tópicos u orales, según el caso.
  • Peeling químicos. En este procedimiento, se aplica repetidamente una solución química, como ácido salicílico, ácido glicólico o ácido retinoico. Las mejoras del acné no son duraderas, por lo que, generalmente, se deben repetir los tratamientos.
  • Terapia fotodinámica. Esta tecnología se basa en el empleo de las radiaciones lumínicas del espectro visible con una longitud de onda determinada (en este caso entre 400 -750 nanómetros) para tratar determinadas patologías de la piel. El tratamiento se basa en la exposición del área a una lámparas de luz seleccionadas situadas a escasos centímetros de la piel durante un determinado periodo de tiempo. Podemos utilizar diferentes espectros de luz según la patología a tratar.  Con el espectro de luz azul actuaremos sobre la bacteria propionibacterium acnes, causando un efecto bactericida que nos permitirá una mejora paulatina en la evolución del acné.
  • Extracción de comedones cerrados y comedones abiertos. El médico puede usar herramientas especiales para quitar con cuidado los comedones abiertos y cerrados que no se hayan eliminado con los medicamentos tópicos. Esta técnica puede provocar la formación de cicatrices.
  • Carboxiterapia: es una buena opción para aquellas secuelas de acné rebeldes a cualquier tipo de tratamiento, actuando directamente en la  estimulación de la formación y reorganización de las fibras colágenas y  elásticas, sobre todo la dermis  dañada, ya que a este nivel hay una menor oxigenación local, por lo que el CO2 actúa mejorando la micro circulación, oxigenación y reorganización de las fibras colágenas.

¿Para quién?

Solicítenos más información y valoraremos si le vendría bien este tratamiento.

Beneficios

  • Se controla la producción de sebo, aparecen menos comedones
  • Se eliminan puntos negros
  • Corrige imperfecciones

Aplicación

Depende de la terapia a utilizar, por lo general las sesiones duran unos 30 minutos. Se requiere un tratamiento continuado.

Anestesia

No requiere

Resultados

Desde la primera sesión.

Postratamiento

Es importante seguir el tratamiento domiciliario

Precio orientativo

Desde 100€